Un pequeño paso para un hombre Por Patricia Suárez (Teatro breve infantil)


No aceptamos hombres que sean sedentarios,
corpulentos o caprichosos en nuestras expediciones. - Johannes Kepler.

Personajes:
Los astronautas Neil Armonstrong y Buzz Aldrin
Los lunáticos X y Z

Escena 1
Mare Tranquilitatis, la Luna
15,17 hs del 20 de Julio de 1969
Armstrong acaba de descender y está dando saltitos por la luna y haciendo piruetas. Puede moverse con facilidad sobre el espacio lunar, mientras que Buzz lo sigue a duras penas, cargando la bandera que le resulta pesadísima.
BUZZ: Adónde te parece que clave la bandera, Neil?
ARMSTRONG: Estamos en el Mare Tranquilitatis, la Luna.
BUZZ: Sí, ya sé, Neil, donde estamos. Si estuviéramos en el comedor de la NASA me habría dado cuenta. No puedo parar de hablar de comida, no sé que me pasa. La pongo acá (intenta pero se mueve para todos los lados y no lo logra) Me gustaría no saltar tanto, pero debí bajar de peso en el viaje y con la falta de gravedad me siento papel picado acá arriba…
ARMSTRONG: Le estoy hablando a la Humanidad, Buzz.
BUZZ: Ya, pero esto de dar saltitos me revuelve el estómago. Las píldoras de pollo con espinacas no me cayeron muy bien. Le pedí a Collins que me convidara con una de sus píldoras de pizza pero no quiso. Asenté mi denuncia sobre su falta de compañerismo en el diario de bitácora de la nave y a él le dejé muy clarito: El que come y no convida, tiene un sapo en la barriga. A él no le importó y se tragó las píldoras de pizza con peperoni sin siquiera un trago de líquido astronáutico para bajarlas.
ARMSTRONG: Este es un pequeño paso para un hombre y un salto para la Humanidad.
BUZZ: Y para mí también es un salto enorme, yo no paro de saltar por la falta de gravedad. Creo que voy a clavar la bandera acá.
ARMSTRONG: Debemos recorrer un poco más la Luna porque somos exploradores y (grita) ¡venimos en son de paz! ¡venimos en son de paz!
BUZZ: Te oigo, Neil. No hay necesidad de gritar, además yo sé que sos más bueno que el pan y que no le harías daño a nadie que…
ARMSTRONG: ¡Venimos en son de paz y con ánimo de amistad!
BUZZ: Neil, no estamos en la cantina para que grites que estamos de ánimo de…
ARMSTRONG: ¡Y quiero tener nuevos amigos!
BUZZ: Si es un indirecta porque me saqué las botas espaciales y mis pies no olían tan bien, quiero que sepas que tu desprecio me ofende. Tengo honguitos en los pies, eso produce mal olor, Neil.
ARMSTRONG: ¡Quiero ser amigo de los lunáticos!
BUZZ: Neil, ya lo eres. Hay un montón de tipos locos en la NASA. Incluso te diré que tuviste suerte de no conocerlos a todos, como me pasó a mí. Porque yo en realidad buscaba un puesto de oficinista, porque se me dá muy bien escribir rápido a máquina, pero se les metió que yo era ideal para astronauta y me encajaron en el programa del Apolo 11… A lo mejor yo no entendí que era una broma, porque les contesté: “¡Jajaja, justo yo voy a ser astronauta con el vértigo que le tengo a las alturas!” Y de pronto estaba adentro del cohete. Después, Collins me contó que los locos de los que vos querés ser amigo en la NASA, habían hecho una apuesta: “Al que le veamos más cara de zanahoria, le decimos que tiene pasta de astronauta”. Y así parece, que el que tiene cara de zanahoria era yo. Aunque mi mamá siempre me dijo que yo era hermoso como un actor de cine.
ARMSTRONG: Ojalá hubiera lunáticos.
BUZZ: Hay, Neil, hay. Creéme.
ARMSTRONG: Demos una vuelta más antes de volver a la nave, por si encontramos uno…
BUZZ: En serio? No anduvimos un montón ya? Tal vez deberíamos volver. Me pareció que Collins hacía señas desde el cohete diciendo con el guantecito espacial: “Chicos, la comida. Se enfría la comida”, que es un decir, porque a mí me quedan nada más que píldoras de polenta con queso, mientras ustedes tienen de milanesas con papas fritas y postre doble chocolate. ¿Quién habrá preparado mi menú?
ARMSTRONG: Desde el día de hoy éste será el día del amigo.
BUZZ: Por qué? Me incluyen a mí como amigo de ustedes? Yo creo que Collins no me quiere. Ustedes con Collins tienen algo en contra de mí? Porque yo no puedo decir que Collins sea mi amigo si él no me convidó con las píldoras de pizza, y a las de flan con dulce me las escondió.
ARMSTRONG se vuelve a B y le habla directo: Buzz, hoy es el día del amigo.
BUZZ: Podrías cargar vos la bandera que pesa mucho?
ARMSTRONG carga la bandera y con alegría: Feliz día del amigo, Buzz.
BUZZ: Bueno, no sé. Feliz día del amigo, Neil.
Ambos siguen caminando por la Luna.


Escena 2
Detrás de un médano, los habitantes de la Luna X y Z están observando a los astronautas con largavistas. Los lunáticos son a gusto y placer de los realizadores, pálidos y verdosos indica la tradición. También antenas muy largas y finas.
X: Qué son, Zeta?
Z: Estoy en duda si serán habitantes de otro planeta o canguros. Orbitaron tres veces la Luna y luego se bajaron del tuperware gigante.
X: Los canguros son de otro planeta.
Z: Pero saltan tanto como esos cosos ahí.
X: Los canguros son más silenciosos, no me cabe la menor duda.
Z: Equis, si estuviera seguro de que esos ahí son canguros, iría a presentarme y declararme su amigo.
X: Puede que sean marmotas lunares.
Z: Tal vez.
X: Igual podríamos ir y declararnos sus amigos.
Z: Las marmotas no me gustan, nada más los canguros. Y además no estoy seguro de ser su amigo. Para mí, con tu amistad basta, Equis.
X emocionado: En serio??? Nunca me lo habías dicho antes!
Z: Sí, yo soy tu amigo y vos sos amigo.
X le besa las antenas: Ay, qué feliz me hace que me digas que soy tu amigo. Be Larga me insistía con que a vos nunca te gustó que te designaran como soldado lunar al lado mío! Porque estoy seguro que Be Larga que es un dormilón, quería que yo fuera con él. Pero después de esto que me decís, voy a declarar al día de hoy, el día del amigo. Feliz día del amigo, Zeta.
Z beso breve en las antenas de X: Feliz del día amigo, Equis.
Anochecer en la Luna. Ellos ven al cohete Apolo XI pasar por el cielo porque ya se marcha de la Luna.
Apagón


Comentarios

  1. Que bellas palabras de Mundos Intimos en Clarin me encanto y me toco el alma. gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las máximas de José de San Martín a su hija Merceditas. Obra para niños

El mono y La Lechuza- Patricia Suárez - Especial Monerias

NINA, monólogo inspirado en La Gaviota de Antón Chejov, por Patricia Suárez