Algo extraño sucedió camino a la Luna - Por Patricia Suárez (Teatro breve infantil)


Un científico
Un camarógrafo
Dos adolescentes, Mirko y Marko 

Un decorado de televisión, las paredes negras y una superficie blanca, una alfombra de polar o una alfombra muy peluda. Hay una estrella con una carita feliz dibujada y colgada, más o menos imperceptible. Los adolescentes están comiendo sándwichs. El científico viste y anda como nos imaginamos que lo hace un científico, remedando la figura de Einstein o del dibujo animado Dexter: guardapolvo, lentes cuadrados gruesos, despeinado, un poco desprolijo, sobrio.
CIENTIFICO: Muy bien. Usted (al Camarógrafo) ubíquese con la cámara por acá.
El camarógrafo, lo hace.
CAMAROGRAFO:  Sonrían…
Los chicos se vuelven, sonríen.
CIENTIFICO: No, no sonrían. Usted no les dé indicaciones imposibles. Ustedes son astronautas, ¿comprenden? Los astronautas de la NASA no sonríen. Están adentro de un traje muy pesado con un casco y eso les quita por completo las ganas de sonreír.
MIRKO: Por qué?
MARKO: Porque el traje les aprieeta la cabeza y les duele la cara al sonreír.
CIENTIFICO: ¿Qué? No, ¿por qué? No sonríen porque son serios, no sonríen porque están llevando adelante una tarea sublime.
MIRKO a M: Cómo se escribe sublime?
MARKO: No tengo la menor idea.
CIENTIFICO: Ese u be larga ele i eme e.
LOS DOS: Gracias, profesor.
CIENTIFICO: Ahora, pónganse los trajes.
Los chicos van detrás de un biombo.
CAMAROGRAFO: Jefe, por qué estamos haciendo esto? Esta no es la Luna, ellos no son astronautas. Estamos en 1961 y que el Presidente Kennedy haya dicho ayer por televisión que el cometido de los Estados Unidos es llevar un hombre a la Luna y que vuelva a casa sano y salvo antes de que termine la década, no quiere decir que haya que apurarse a simularlo hoy.
CIENTIFICO: El hombre nunca llegará a la Luna. No es posible. La NASA no dice más que mentiras.
CAMAROGRAFO: La NASA es una amiga suya?
CIENTIFICO: El Presidente Kennedy está urdiendo una mentira también…
CAMAROGRAFO: De todo el discurso, lo que más me intrigó fue lo que el Presidente no dijo. No dijo para qué tiene que ir a la Luna el hombre. ¿Acaso se le perdió alguien ahí, pongamos, una tía? Yo me acuerdo una vez que fui a visitar a mi tía desde Tucson a San Diego por el desierto de Sonora y en el camino encontré una taberna muy bonita, adornada con farolitos de colores y me dije A ver Brandon qué tal , si hay baile adentro, que me encanta el bailé, y entré… Claro que yo no sabía que la cantina era un antro del demonio donde se vendía licor y brebajes aun más fuertes y hip… hip…
CIENTIFICO: No hay tabernas en la Luna.
CAMAROGRAFO: ¿Cómo sabe? ¿Se lo dijo la NASA? La cosa en la cantina a la que yo fui no terminó ahí, porque me tomé una botella entera, para empezar de un licor con un gusano adentro, y al cabo del rato, eran dos gusanos. Uno blanco y fortachón y el otro amarillo e inmóvil, porque se ve que ya estaba bastante muerto. No sé si del todo muerto pero digamos que muerto hasta la mitad, pero, ¿cuál es la mitad de un gusano? Y el gusano vivo, el blanco y fortachón, me habló. Me hablaba como me habla usted a mí desde que estamos metidos en este set fingiéndonos en la luna y me dijo:
CIENTIFICO: Usted debería dejar de beber.
CAMAROGRAFO: ¿Cómo sabía que me dijo eso? ¡Cielo santo! ¡Usted habla igual que el gusano que conocí en la botella de tequila en la cantina del desierto de Sonora!
CIENTIFICO: Le pido por favor, Brandon, que se concentre en el trabajo clandestino que debemos hacer hoy para la NASA … Yo no soy un bicho que nade dentro de una botella…
CAMAROGRAFO: A ver que le saco una foto, diga whisky.
CIENTIFICO: No tengo por qué decir…
CAMAROGRAFO: Whisky, whisky.
CIENTIFICO: Whisky….
CAMAROGRAFO (saca una petaca de la chaqueta y toma): Bueno, está bien si me lo pide así, le convidaré. Porque yo soy hombre que me piden, y convido (se echa otro traguito él) y ningún egoísmo me caracteriza. Me piden y … (bebe del gollete hasta la última gota y después le cede la botella al profesor) . Le digo, profesor, que el whisky es muy malo para la salud y puede llegar a enfermarlo de tal modo que usted llegue a ver alucinaciones. Toda clase de alimañas que… Ahora que lo observo bien… ¡Usted, profesor, es igual idéntico, dos gotas de agua con el gusano! ¡!!Usted es el gusano que me habló!!! En aquella época no usaba anteojos, ¿qué le pasó en los ojitos, señor gusano? Oh, qué alegría reencontrarlo acá…, señor gusano. Qué linda velada pasamos en el desierto, ¿se acuerda, señor gusano? Con su novia que apenas respiraba la pobrecita, ¿cómo era que se llamaba? Ya: la Nasa. ¿Cómo está la Nasa, señor Gusano? ¿Se recuperó del tequila?
CAMAROGRAFO fastidiado: Chicos, por favor. Están listos?
Salen los dos de detrás del biombo, ataviados de mariachis, con una guitarrita y cantando a viva voz:
MIRKO: Ay Jalisco Jalisco Jalisco Jalisco
                Tú tienes tu novia que es Guadalajara
MARKO: Muchacha bonita, la perla más rara
                 De todo Jalisco es mi Guadalajara
LOS DOS:
¡Ay, Jalisco no te rajes!
me sale del alma gritar con calor,
abrir todo el pecho pa' echar este grito:
¡Qué lindo es Jalisco, palabra de honor!
CAMAROGRAFO: ¡A bailar, a bailar, señor Gusano!
El Camarógrafo y el Científico bailan, hasta que, furioso, se deshace del camarógrafo.
CIENTIFICO: ¡Basta, basta! ¿Qué es esto? ¿Qué hacen?
LOS DOS: Interpretamos una canción mariachi que hizo famosa el gran Jorge Negrete…
CIENTIFICO: ¡Qué hacen vestidos así! ¡Deben ponerse los trajes de astronautas, estamos simulando un viaje a la Luna, que envió la NASA! ¡Usted, déjese de beber que estará tan borracho que no podrá enfocar a los …! De inmediato, ya, ya, vayan a cambiarse. No podemos perder más tiempo. (Le saca la botellita al camarógrafo): Ya deje de tomar!
CAMAROGRAFO: No me habló así aquella vez en la cantina, señor Gusano.
CIENTIFICO: Yo nunca lo vi a usted antes que hoy. Nunca en mi vida pisé una cantina y …
CAMAROGRAFO: Estaba usted muy triste porque su novia, la señorita Nasa Gusano se había hecho amiga … (hace la seña de hechar un trago) y al final parecía que se iba a morir, pobrecita y usted me dijo, me acuerdo como si fuera hoy mismo: “Amigo, Brandon, echemos un traguito en honor de mi pobrecita futura difunta novia…” (el camarógrafo lagrimea), pobrecita la Nasa que… ¡Cómo lloraba usted, señor Gusano!
CIENTIFICO: ¡Ya le dije que no soy ningún señor Gusano! ¡Y nunca lloré!
CAMAROGRAFO sobrio, de pronto: No? Nunca?
CIENTIFICO: No. Ni una lágrima. Por favor, los adolescentes, salgan ya que que vamos a filmar. Usted, a su sitio.
CAMAROGRAFO: Sí, señor gusano. Me gustaría que le mande mis saludos a la Nasa cuando la vea, seguro ella sigue tan guapetona y… amarillenta…
LOS DOS: Con casco o sin casco?
CIENTIFICO: Con casco. Vuelvo a decirlo y lo repito por quichicienta vez al cuadrado: estamos en este estudio para filmar las más importantes imágenes que más adelante la gente verá por la televisión y dirá: “Oh”, llena de asombro, “¡el hombre llegó a la Luna!” Pero nunca habrá llegado porque no se trata sino de un truco implementado por la NASA, que NO ES MI NOVIA, y que le hará ahorrar al gobierno de los Estados Unidos un montón de dinero, en cohetes, en cocoa para astronautas y demás estupideces. El gobierno de los Estados Unidos nos agradecerá a nosotros, los que estamos hoy aquí, por acercarles esta filmación de un alunizaje completamente falso, sobre una alfombra de lana blanca y con un decorado de… ¿esa es la estrella que dibujó usted? (El Científico va a la estrella y la arranca); las estrellas no tienen carita feliz. Nuestra filmación pasará por verdadera durante muchas, muchas generaciones. Sólo los humanos más inteligentes, sólo aquellos inteligentísimos, súper inteligentísimos, super archi ultra mega inteligentísimos, sabrán que el gobierno de los Estados Unidos les dijo una mentira y que el hombre nunca llegó a la Luna y murmurarán: “Algo extraño sucedió camino a la Luna y hay una conspiración lunar para hacernos creer que… bla bla bla. Bueno, vamos por fin con la filmación de una buena vez, que estamos haciendo historia. ¿Ya están listos los astronautas?
LOS DOS desde atrás del biombo: Sí, profesor.
Salen los adolescentes, esta vez de astronautas, pero con la misma guitarrita y cantando a viva voz:
MIRKO: Allá en el rancho grande, allá en el rancho grande
               Allá donde vivía había una rancherita que alegre me decía…
CAMAROGRAFO beodo: ¿Qué te decía, hermanito?
MARKO: Te voy a hacer tus calzones
CAMAROGRAFO: ¿Cómo?
MARKO: Te voy a hacer tus calzones como los usa el ranchero
                 Te los comienzo de lana y te los termino de cuero.
TODOS: Allá en el rancho grande, allá adonde vivía…     
               Había una rancherita que alegre me decía…
Todos bailan, el Científico a la fuerza. A medida que giran y bailan, van destruyendo el set: la cámara cae con estrépito; la sábana negra del decorado cae y deja ver un especenario de cartón con una propoganda de algún producto popular detrás, una yerba mate, o coca cola, y al fin, el profesor cae también, lo enrollan en la alfombra y lo sacan así enrrollado del set.
Apagón.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las máximas de José de San Martín a su hija Merceditas. Obra para niños

El mono y La Lechuza- Patricia Suárez - Especial Monerias

NINA, monólogo inspirado en La Gaviota de Antón Chejov, por Patricia Suárez