Cuántos besos bastan. Catulo, según Ernesto Cardenal.

Me preguntas, Lesbia, cuántos besos me bastan:
Cuántas son las arenas del desierto de Libia, en Cirene
entre el oráculo de Júpiter y el sepulcro de Bato;
cuántas son las estrellas que en la noche callada
contemplan los amores ocultos de los hombres:

Estos besos le bastan a tu loco Catulo,
que no puedan los curiosos calcularlos
ni la maledicencia causarles maleficio.

Comentarios

Top Discreto Encanto

Las máximas de José de San Martín a su hija Merceditas. Obra para niños

El mono y La Lechuza- Patricia Suárez - Especial Monerias

Mi tío Saro. Relato breve

La Patrona de lo imposible ya no atiende aquí. Monólogo para una santa desmadrada. Autor PS

Blancanieves no eran tan buena - Javier Rodríguez Marcos. El País