Catulo 51 - Trad de Leonor Silvestri

Semejante a un dios me parece aquél,
si se me permite, mayor aun que un dios,
aquél que sentado frente a vos constantemente
te contempla y te escucha
reir dulcemente.

Por esto, yo me siento miserable,
pierdo mis sentidos, 
pues, con solo mirarte, Lesbia,
ninguna voz queda en la boca,
mi lengua se paraliza, una tenue llama
desciende por debajo de mis miembros, 
mis oídos retumban con su propio sonido 
las lámparas gemelas son cubiertas con la noche.

El ocio, Catulo, te es dañino:
con el ocio te exaltás y te regocijás demasiado,
el ocio perdió antaño reyes y ciudades felices.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las máximas de José de San Martín a su hija Merceditas. Obra para niños

El mono y La Lechuza- Patricia Suárez - Especial Monerias

NINA, monólogo inspirado en La Gaviota de Antón Chejov, por Patricia Suárez