Una vida - Adolfo Bioy Casares

La cocinera dijo que no se casó porque no tuvo tiempo. Cuando era joven trabajaba con una familia que le permitía salir dos horas cada quince días. Esas dos horas las empleaba en ir en el tranvía 38, hasta la casa de unos parientes, a ver si habían llegado cartas de España, y volver en el tranvía 38.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las máximas de José de San Martín a su hija Merceditas. Obra para niños

El mono y La Lechuza- Patricia Suárez - Especial Monerias

NINA, monólogo inspirado en La Gaviota de Antón Chejov, por Patricia Suárez