Recomendación: SAKI

Hace pocas semanas comencé a releer los cuentos de Saki. Se trata de un autor inglés cuyo verdadero nombre era Héctor Hugh Munro (1870-1916), nacido en Birmania en realidad, en un Lejano Oriente que les da a sus cuentos un toque exótico. Toda su obra consiste en cuentos cortos y en cada uno de ellos utiliza el humor negro para desconcertar a su lector. Las situaciones más trágicas, políticamente incorrectas y criminales son narradas con una diplomacia sarcástica capaz de desternillar de risa a cualquiera. Sus mejores relatos están protagonizados por niños (Sredni Vashtar o Gabriel Ernesto) que hacen gala de un sentido común mayor al de los adultos. Saki con su humor negro, hará escuela entre los narradores ingleses posteriores, como J. P. Woodehouse –hoy también poco leído-, Roald Dahl y Tom Sharpe. Una corriente de aire fresco imperdible.


Antologías de Saki hay por todas partes. En alguna librería de usados aún puede encontrarse editadas por Centro Editor de América Latina El tigre de la señora Pakletide y otros cuentos o La ventana abierta y otros cuentos a precios muy módicos. La editorial Claridad editó por su parte en el 2006, toda su obra: Juguetes de paz; Animales y más que animales; Crónicas de Clovis y Aventuras de Reginald. No obstante en el volumen Cuentos escogidos hay una buena muestra de ellos. También en Internet se pueden hallar cuentos de Saki, especialmente en la biblioteca Ciudad Seva.

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/saki/saki.htm
/Escrito en 2010/ 

Comentarios

  1. Coincido.
    Tiene un notable sentido del humor. Son logrados cuentos que mencionás. Y agrego El cuentista.

    ResponderEliminar
  2. Una de Saki en un bar.
    Mamá:-Ahora te quedás tranquila, quietita y calladita...
    Hija (que sentada apenas asomaba sobre la mesa):-Ay! No puedo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las máximas de José de San Martín a su hija Merceditas. Obra para niños

El mono y La Lechuza- Patricia Suárez - Especial Monerias

NINA, monólogo inspirado en La Gaviota de Antón Chejov, por Patricia Suárez