De Fragmentos de un discurso amoroso - Roland Barthes

Un mandarín estaba enamorado de una cortesana.
«Seré tuya, dijo ella, cuando hayas pasado cien noches esperándome sentado sobre un banco, en mi jardín, bajo mi ventana». Pero, en la nonagesimonovena noche, el mandarín se levanta, toma su banco bajo el brazo y se va.

Comentarios

  1. -Yo sabía que tenía que decirle noventa y nueve noches. Los hombres no tienen suficiente paciencia, pobrecitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las máximas de José de San Martín a su hija Merceditas. Obra para niños

El mono y La Lechuza- Patricia Suárez - Especial Monerias

NINA, monólogo inspirado en La Gaviota de Antón Chejov, por Patricia Suárez