sábado, 6 de enero de 2018

De El gato de Cheshire - Enrique Anderson Imbert

Algunos de los marineros que regresaban de sus largos viajes solían visitar a
Simbad, el paralítico. Simbad cerraba los ojos y les contaba las aventuras de sus
propios viajes interiores. Para hacerlas más verosímiles a veces se las adjudicaba a
Odiseo. «Apuesto», pensaba Simbad cuando se quedaba solo, «a que tampoco él salió
nunca de su casa».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dueños de nuestro destino - Parábola judía

El Talmud analiza el ejemplo de lo ocurrido con la hija del Rabí Akiva, quien de acuerdo con los astrólogos estaba destinada a fallecer el d...