Diez pasos para escribir un cuento de terror para niños.

  1. ¡Ojo!, ten en cuenta a qué edades va dirigido. No olvides que los niños a partir de 10 años pueden trabajar con cosas más aterradoras que un niño de cinco años, o menos. Cuidado con ciertos temas, tienen que ser adecuados a sus edades.
  2. Ahora ponte en su lugar… ¿Qué te da miedo a ti? Si le tienes miedo a algo, te será más fácil imaginarte a tus personajes en esa situación y saber cómo reaccionarán ante ello.
  3. Lee los clásicos. No tienes que hacer una nueva versión de un cuento clásico, pero si te servirá para sacar información sobre cómo redactar tu cuento y que sea más eficaz para tu “público” infantil.
  4. Elige un malo. Puede ser un monstruo, un fantasma, una bruja, un ser mutante… Eso sí, recuerda siempre a qué público va dirigido, para así determinar mejor el tipo de villano adecuado para la historia. ¿Cuáles son sus poderes y cómo los utilizarán en tu historia?
  5. Haz un boceto donde esquematices cómo se va a desarrollar la historia y deja un espacio para tomarte “ciertas libertades creativas” en el momento de escribirlo.
  6. Piensa, imagina y crea a tus personajes principales. ¿Serán hombres o mujeres? ¿Valientes o tendrán miedo? ¿Qué les motiva a enfrentarse al peligro? ¿Cuáles son sus “poderes” y cómo los utilizarás en tu historia?
  7. Ahora elige un escenario: un bosque, un castillo, una casa abandonada, un hotel encantado…
  8. Ahora crea suspense. Un “Y de repente” siempre es necesario en un cuento para niños. Tienes que mantener a tus lectores infantiles deseando leer más, con ganas de pasar la página aunque…
  9. Llega a una final que llame la atención, pero sobre todo que satisfaga a tus lectores. Recuerda tener en mente a quién va dirigido y, si es para niños pequeños, evita los finales que les puedan causar pesadillas. Siempre mejor llevarles a un final feliz donde los personajes se enfrentan a sus miedos, atrapan al malo (o a los malos) y, si además les agregas algo cómico, será mucho mejor.
  10. Si el cuento es para chicos más mayores, trabaja bien la historia, incluso puedes utilizar cosas más terroríficas, sin tener la necesidad de terminar con un “final feliz”. Mejor dejarles con las ganas de leer una secuela de tu historia…
  11. Un punto extra: La mejor forma de saber si tu cuento “funciona” es dejar que lo lea algún lector de la edad adecuada. Observa cómo lo lee, sus reacciones y después, ten en cuenta que los niños son unos críticos sinceros, eso te permitirá aprender mucho de sus comentarios.
¿Te imaginas si un vampiro pequeño perdiese sus “colmillos” al morder…?
tomado de escritoresnoveleswordpress.com

Comentarios

Entradas populares