La chica de la curva

Yo no creía en sucesos paranormales, pero después de toda una vida pasando con mi camión por este peligroso tramo de carretera… una noche de invierno, fría y lluviosa, decidí hacerle compañía a la chica de la curva.


Jeremiah Alcalde

Comentarios

  1. Y así este Ulises, que no tenía quien lo atase, sucumbió a la mirada de una sirena. No regresará, y lo sufrirán Penélope y Telémaco. No habrá Odisea, y en las noches largas, cuando le pidan a Homero que recite algo, arrancará con la musa y la cólera del pelida Aquiles, y sus oyentes pensarán: -Es la única que sabe...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares